Saltar al contenido

La cartera permanente de Harry Browne

hombre cargando maletín
capitalista ninja

Autor: Capitalista ninja
Actualizado en agosto, 2020

La Cartera Permanente es una estrategia para diversificar tu patrimonio. Es un esquema de asignación de activos que parece sacado del Antiguo Testamento:

  • 25% en efectivo.
  • 25% en oro.
  • 25% en acciones.
  • 25% en deuda pública a largo plazo.

Eso sí, no vas a transportar maíz en una galera fenicia, ni vas a pagarle shekels a tu prestamista local. Lo que vas a hacer es invertir en deuda pública y empresas cotizadas en bolsa.

En cualquier caso, la Cartera Permanente utiliza una asignación de activos que es tan sencilla como diversificada. Además, el 25% de oro le da un toque tradicional.

Origen

La Cartera Permanente tiene su origen en la época de inflación elevada de la década de 1970, cuando las inversiones eran más sencillas.

Por entonces no había gestores automatizados ni fondos matemáticos.

Lo único para lo que la mayoría de la gente usaba los ordenadores era para jugar a “Pong” o a “Pac-Man”.

Pocos habían oído hablar de Warren Buffett, y mucho menos de Jack Bogle o Ed Thorpe. En esa época, la gente mantenía sus posiciones en acciones y fondos activos durante décadas.

Llamaban por teléfono o incluso visitaban en persona a su broker de bolsa.

Algunos enterraban monedas de oro en su jardín o las escondían debajo de la tarima mientras preparaban un refugio para el inevitable conflicto nuclear.

Pero ha pasado medio siglo, y el mundo ha cambiado. Es posible que te preguntes qué puede ofrecer la Cartera Permanente a los inversores del siglo XXI, sobre todo con ese nombre tan presuntuoso.

Seguro que no podemos aprender nada de un enfoque que se puede resumir en una servilleta, ¿verdad?

Merece la pena

Pues bien, desde mi punto de vista merece la pena tener en cuenta la Cartera Permanente y su engañosa simplicidad.

Reconozco que es demasiado sencilla para mí, considero que es una belleza dentro del mundo de las inversiones.

Los rendimientos históricos de la Cartera Permanente han sido bastante destacables.

Por supuesto, no han sido los más elevados. Pero ésa no es la única forma de juzgar el rendimiento de una cartera.

Historia de la Cartera Permanente

Hombre edificios negocios

Creador

La Cartera Permanente fue concebida por Harry Browne, un escritor y político estadounidense.

La vida de Browne fue bastante interesante.

Fue una referencia dentro del movimiento libertario estadounidense, e incluso se presentó a presidente. Sin embargo, lo importante para nosotros es su evolución como inversor.

Empezó su vida como inversor escribiendo boletines informativos e invirtiendo en oro.

Sin embargo, pronto pasaría a ser un inversor pasivo incipiente.

Llegó a la conclusión de que nadie podía saber lo suficiente sobre la dirección que seguirían los mercados o la economía.

Las expansiones y recesiones eran inevitables, pero imposibles de predecir. Los inversores deberían temer tanto la inflación como la deflación, además de las intervenciones gubernamentales (¡a saber lo que habría pensado Browne sobre las expansiones monetarias de los últimos años!).

Fondos pasivos

Finalmente, acabó prefiriendo los fondos pasivos de bajo coste.

¿Por qué pagar a un gestor de fondos cuando nadie sabe nada?

Esto dio como resultado la Cartera Permanente: la asignación de activos pionera en cuanto a inversiones para cualquier circunstancia.

La Cartera Permanente es extremadamente sencilla, pero está diseñada para preservar el patrimonio de un inversor sin importar lo que le depare la fortuna:

  • Durante los buenos tiempos, el efectivo y las acciones deberían rendir bien.
  • En los malos tiempos, debería sobresalir la deuda pública a largo plazo.
  • El oro te protege frente a las catástrofes y, con suerte, también de la inflación elevada (de dos dígitos) que tuvo lugar en los 70.

Si rebalanceas la cartera cada año, podrás beneficiarte de vender caro y comprar barato automáticamente. Pero lo mejor de todo es que mantendrás la estabilidad en todo momento.

Rentabilidad histórica de la Cartera Permanente

ventanas edificios

Gracias a Portfolio Charts, podemos ver el rendimiento que habría tenido una Cartera Permanente británica desde la década de 1970.

Ten en cuenta que se trata de rentabilidades reales (ajustadas por inflación). Pero lo más destacable es que la Cartera Permanente tiene una volatilidad muy baja:

  • La rentabilidad real media del 5% que se ha logrado con la Cartera Permanente ha tenido una desviación estándar de sólo el 7,3%.
  • En comparación, según Portfolio Charts, una cartera británica compuesta en un 60% de acciones y un 40% de bonos habría tenido una rentabilidad real del 5,9% pero con mucha más volatilidad: una desviación estándar del 14,2%.

Por otro lado, en términos ajustados por inflación, la cartera 60/40 perdió más de la mitad de su valor durante su peor periodo.

Además

Los inversores de esa cartera habrían tenido que esperar 12 años en el peor de los casos para recuperar el valor perdido.

Por contra, en el peor momento, la Cartera Permanente sólo perdió un 11% en términos reales.

E incluso si nos fijamos en el peor periodo, después de sólo cuatro años malos había recuperado el valor perdido.

Es cierto que las mayores rentabilidades medias de la cartera 60/40 se habrían traducido en una rentabilidad total más elevada en caso de haberla mantenido durante medio siglo.

Pero también puede decirse que habría sido mucho más probable mantener la Cartera Permanente.

Por qué funciona la Cartera Permanente

Personas usando portátil conversando

Diversificacion

La clave de los retornos más estables que proporciona la Cartera Permanente está en su diversificación.

Sobre todo por la mayor asignación del oro.

Los inversores pasivos mejor informados sabrán que hay todo tipo de carteras sencillas compuestas por fondos indexados que superan a las “soluciones” más caras de gestión activa.

Pese a ello, sigue habiendo demasiadas personas (especialmente quienes todavía deben convertirse a la religión pasiva) que mantienen todo tipo de fondos activos con la excusa de la diversificación.

Sin embargo, según un estudio realizado por Columbia Threadneedle [PDF], esta aparente diversificación podría ser un espejismo. El motivo es que las acciones nacionales y globales suelen moverse al unísono.

Por otro lado, los bonos corporativos y las propiedades inmobiliarias tampoco ofrecen demasiada diversificación.

Es necesario fijarse en la deuda pública y las materias primas para obtener las deseables correlaciones negativas. En ese caso, se trataría de activos que suben mientras el resto (normalmente acciones) bajan.

Por el contrario, los gestores de fondos activos, por muy famosos que puedan ser, no te proporcionarán una diversificación real cuando las cosas se pongan malas, debido a que dichos fondos tienen mucho de lo mismo.

Por último, la gran proporción de efectivo de la Cartera Permanente es muy eficaz a la hora de amortiguar la volatilidad. El motivo es que el efectivo nunca baja en términos nominales.

Diversificación y oro

Lingote oro

El documento que enlacé antes detalla cómo el oro ha demostrado ser históricamente un instrumento de diversificación para los inversores en acciones.

En concreto

El oro tuvo la máxima correlación negativa con las acciones del FTSE 100 justo en las épocas en las que dicho índice cayó de forma abrupta.

Es precisamente en esos momentos cuando quieres ver que algo de lo que tienes sube de valor, para así compensar el dolor.

Esto es especialmente destacable porque durante las crisis las correlaciones aumentan.

Es decir, la mayoría de los activos tienden a hundirse al unísono. Así que si tienes algún activo que no lo hace, te alegrarás de tenerlo.

En resumen, es posible que la elevada asignación del oro sea el aspecto más raro pero también el más importante de la Cartera Permanente.

¿Cómo habría rendido en los últimos años?

Portátil taza de café notas

La popularidad de la Cartera Permanente volvió a aumentar entre la crisis de 2008 y el pico de la tendencia alcista del mercado del oro en 2011.

Asignación defensiva

Asustados por el hundimiento de los precios de las acciones y atraídos por el brillo del oro, muchos inversores se apuntaron a esta asignación defensiva de activos.

Pero viendo la evolución de los mercados, lo hicieron en el peor momento posible.

Desde 2011, el precio del oro ha caído y los mercados de valores han subido como la espuma.

Los inversores que usan la Cartera Permanente han visto cómo quienes prefieren las acciones se han vuelto más y más ricos.

Esto se puede comprobar fácilmente comparando los retornos de un fondo que invierta mediante una “cartera permanente” estadounidense con respecto a la rentabilidad del S&P 500.

Ahora bien, es necesario hacer algunas aclaraciones. En primer lugar, en ese caso hablaríamos de un fondo estadounidense y de la bolsa de ese país.

Ten en cuenta

Además, estos fondos suelen ser más complicados que la sencilla fórmula de Browne para la Cartera Permanente.

De hecho, suelen invertir en otras materias primas y divisas, así como activos inmobiliarios.

Como comparación, según un servicio británico de inversión, una Cartera Permanente habría logrado una tasa de crecimiento compuesta anual del 3,2%.

En términos ajustados por inflación, eso se correspondería con un crecimiento anual del 1,9%, bastante por debajo de los rendimientos que describí antes para la Cartera Permanente a lo largo del último medio siglo.

En cualquier caso, éstos son sólo ejemplos para demostrar que tener un rendimiento estable con la Cartera Permanente no es la panacea. Siempre habrá alguien que tenga más beneficios que tú.

Sin embargo, sí que hay que valorar el hecho de que incluso durante este periodo de mayor debilidad, la Cartera Permanente ha conseguido su objetivo de proporcionar rentabilidades por encima de la inflación.

Invirtiendo en la Cartera Permanente

Hombre oficina computadora

La Cartera Permanente es el sueño de los inversores que quieran depender de sí mismos. Por supuesto, no es tan simple como hacer una mezcla de bonos y acciones globales.

Sin embargo, crear una Cartera Permanente no debería llevarte más de media hora, y el mismo tiempo cada año para rebalancearla.

Por ejemplo

Podrías usar fondos de inversión o ETFs, en caso de que lo prefieras así.

Por otro lado, la Cartera Permanente incluye deuda pública a largo plazo.

Sí, la rentabilidad no es nada del otro mundo, pero está ahí por un motivo.

Si se usasen bonos corporativos, tendrían una mayor correlación con las acciones. Por otro lado, los bonos de menor duración tendrán más correlación con el efectivo.

Los inversores particulares deberían usar cuentas bancarias para el componente de efectivo, ya que los tipos de interés serán más altos.

En cuanto al oro, podría tenerse mediante ETFs o monedas, o usando un servicio como el de Bullion Vault, o puede que una mezcla de estas opciones (eso sí, te recomiendo que analices las diferencias de fiscalidad).

En cuanto a la asignación correspondiente a la bolsa, las empresas pueden ser del mercado nacional. Sin embargo, creo que lo mejor repartir las acciones entre domésticas y globales.

Es cierto que no te beneficiarás de una diversificación mucho mayor, pero sí tendrás algo más. Por otro lado, tampoco supone una mayor complicación.

Además, también podrás reducir los riesgos derivados del cambio de divisas.

Es posible que quieras añadir a la mezcla bonos vinculados a la inflación. Sin embargo, merece la pena destacar que Browne no los recomendaba, incluso después de que empezaran a estar disponibles durante su vida.

Así que yo no tendría ninguna prisa en incluirlos.

Otra variante podría consistir en combinar las asignaciones de acciones y bonos mediante un fondo todo en uno como LifeStrategy de Vanguard, gestionando el efectivo y los bonos por separado.

En cuanto a plataformas de inversión, cuando elijas el broker más adecuado es posible que quieras pensar en el tamaño de la cartera y en cómo rebalancearás las asignaciones.

Consecuencias fiscales

Y por supuesto, en todo momento debes tener muy presentes las posibles consecuencias fiscales de tus decisiones.

Los cuatro jinetes del apocalipsis de la inversión

Personas oficina

El inversor contrarian que hay en mí sospecha que ahora sería un momento perfecto para invertir en una Cartera Permanente.

Para empezar, ya no se lee ni se oye hablar tanto sobre ella. Durante años, ha estado superada por otros tipos de carteras pasivas. Además, a la gente le preocupan sus componentes:

  • Oro – “¿Qué? ¿Estás hablando de oro de verdad? ¿Es que no has oído hablar de Bitcoin? ¿O de algo más útil en el siglo XXI, como el cobalto o el grafito? Además, el precio del oro ha estado cayendo durante años. ¡Así que difícilmente será una reserva de valor!”
  • Acciones – “¿Qué te has tomado? ¡Llevamos unos cuantos años con un mercado alcista! ¡Preferiría invertir en una granja de alpacas antes que meter mi dinero en acciones caras!”
  • Deuda pública a largo plazo – “¿Te estás riendo de mí? ¿Quieres que meta el 25% de mi dinero en bonos caros sensibles a los tipos de interés justo cuando los bancos centrales empiezan a subirlos y la inflación está aumentando? ¡Ni hablar!”
  • Efectivo – “¿Qué? ¿Te refieres a efectivo en el banco? Ahora seguro que te estás cachondeando de mí. No ahorro dinero para tener una rentabilidad anual del 1%. ¡Eso es menos que la inflación!”

Todas estas objeciones parecen razonables. Pero no es sólo que la mayoría de nosotros tengamos problemas en conocer el futuro.

Es que algunos de estos escenarios son mutuamente incompatibles. Eso sí, el precio del oro podría hacer cualquier cosa.

La genialidad de la Cartera Permanente se encuentra en que debería rendir bien en casi todos los escenarios.

En general, debería compensar el menor rendimiento de algunos de sus componentes, al menos en comparación con los enfoques dominados por el efectivo o las acciones.

Siempre hay un lugar para la Cartera Permanente

Oficina escritorio

Las inversiones activas son mi pasión. En algunos momentos he llegado a tener cientos de activos. También estoy dispuesto a aceptar una mayor volatilidad a cambio de mayores rentabilidades.

La Cartera Permanente es demasiado simple para mí. Y siendo realista, no puedo imaginarme la posibilidad de meter un 25% en oro.

Dicho eso, en comparación con el momento en que supe de la existencia de esta estrategia (cuando tenía invertido todo en acciones), mis necesidades de diversificación han aumentado.

La cantidad absoluta que tengo invertida ha crecido mucho, y mi horizonte temporal ha disminuido.

Útil recordatorio

La Cartera Permanente (y si historial de rentabilidades decentes con una volatilidad mínima) es un útil recordatorio de que realizar una diversificación sencilla no implica necesariamente un estancamiento.

Ten en cuenta

Considero que quienes quieran reducir la volatilidad de sus carteras (los que se acercan a la jubilación o acaban de retirarse) deberían dedicar unos minutos a pensar en lo que la Cartera Permanente puede enseñarnos.

¿Quién es el Capitalista Ninja?

capitalista ninja Soy el Capitalista Ninja. Uso armas como el ahorro para combatir la deuda. En la senda de la libertad financiera, mi armadura contra la inflación es la inversión.

Conviértete en un Capitalista Ninja

Únete al boletín para estar al día

Y si quieres seguir informado de finanzas personales, ahorro, inversión e impuestos...

Envío pocos emails porque cada artículo me lo curro.

¿Te aviso cuando publique algo?

* Usamos MailChimp como plataforma de mercadotecnia. Al pulsar el botón de suscripción aceptas que tus datos se transferirán a MailChimp para poderte enviar los boletines de acuerdo con su política de privacidad y términos (leer aquí).