Saltar al contenido

Vivir de los dividendos NO es buena idea por estas 8 razones

empresas que pagan dividendos
capitalista ninja

Autor: Pau Ninja
Actualizado en septiembre, 2020

A muchos inversores les gustan los dividendos.

Yo no soy uno de ellos, y seguramente tú, cuando termines de leer esto tampoco, o al menos los mirarás de otra manera.

Me intención no es convencerte de nada, pero que pienses por ti mismo.

Al fin y al cabo no voy a usar tanto mi opinión pero evidencia, que como a todo en la vida, es en lo que deberíamos basar decisiones lógicas, más que en anécdotas aisladas.

Lo que no es tan aislado es la cantidad de ahorradores se pasan al camino inversor cuando conoce a alguien que tiene un mini-sueldo con empresas que pagan un dividendo.

¿Qué es eso de los dividendos?

Tiempo al tiempo. Abrimos la puerta a la caja fuerte…

Hoy veremos, porque querer vivir de dividendos no es una buena idea.

Por cierto si en vez de leer prefieres escuchar, recuerda que puedes lo he narrado en el episodio del podcast.

📓 Definición de dividendos

Básicamente, las empresas pueden usar su capital y ganancias de dos maneras:

  1. Invertir en su crecimiento futuro: para eso usan su capital para invertir en proyectos del propio negocio, financiar programas de investigación, desarrollo, fusiones, adquisiciones, marketing, etc.
  2. Devolverlo: las empresas que cotizan en bolsa, en vez de reinvertirlo, pueden decidir que una parte se use para pagar un «dividendo» a sus acciones o si no, también en recomprar sus propias acciones.

Este dividendo, se paga a los accionistas de la empresa en efectivo, y por eso llama tanto la atención.

A todo el mundo le gusta ver una cantidad extra de cash en la cuenta.

Por lo que hace a las recompras disminuyen la cantidad de acciones que hay disponibles en el mercado. Esto hace que aumente el beneficio de los que ya invierten.

En cualquier caso, ambas opciones tienen el mismo resultado neto para los accionistas.

De hecho si combinamos tanto los dividendos como las recompras, vemos que entre 1973 y 2006 para el inversor medio (de Estados Unidos), se les devolvió una media del 4,4% de todo el mercado.

Aunque supongo que hablando de «todo el mercado» esta fuente estaba usando el S&P 500 para hablar a así en global.

Pero atención aquí…

Porque el hecho de que las empresas utilicen las recompras de acciones y los dividendos en la misma medida es la primera pista que indica que los dividendos no importan.

¿Qué pista es esta?

¿Por qué la devolución de un montón de capital por parte de una empresa usando dividendos sería mejor que hacerlo mediante recompras?

La respuesta es que no hay ningún motivo.

Si con esta pregunta no se ve del todo claro, vamos a indagar aún más. De hecho hay montones de papers que nos ayudaran a ver porque el auge de vivir de dividendos no es para nada merecido.

🔮 El misterio de los dividendos

Entonces, ¿por qué hay tantos inversores que pretenden vivir de los dividendos?

Sesgo contable

En mi opinión, esta fascinación por ellos se puede atribuir en buena medida a un sesgo contable.

Es decir, sienta bien que aparezca efectivo en tu cuenta, como si fuera un cheque por no hacer nada.

Pero hay una cosa que muchos inversores pasan por alto: los dividendos son neutrales en cuanto a tu patrimonio antes de impuestos.

Cuando una empresa paga un dividendo, el precio de su acción cae en un valor equiparable a la cantidad del dividendo.

Es decir, acabamos teniendo exactamente la misma riqueza que si el dividendo no se hubiera pagado: sólo se habrá movido en el excel de tu cartera de inversión.

Vamos a verlo en perspectiva con un ejemplo.

  • Imagina 2 inversores hipotéticos.
  • Ambos tienen acciones de empresas distintas por valor de 10 euros cada uno.
  • Una de las empresas paga dividendo y la otra no.

¿Qué pasa cuando cada una de estas compañías paga?

  1. El inversor A: recibe un dividendo de 1 euro, pasará a tener 1 euro en efectivo y 9 euros en acciones.
  2. El inversor B: por su lado seguirá teniendo acciones por valor de 10 euros.

Este para mí, es el punto más importante de todos.

A ver, con el funcionamiento de la bolsa los precios van fluctuando constantemente, por lo que los inversores no acostumbramos a verlo tan claro como en este ejemplo para ilustrarlo.

En los mercados reales, los precios fluctúan con el tiempo, por lo que los inversores nunca llegan a ver esto tan claro como en este ejemplo sencillo.

🕵🏻‍♂️ Razones para NO querer vivir de dividendos

No es menos cierto que las empresas con un lago historial de pago de dividendos crecientes han mostrado un gran rendimiento durante el último par de décadas, al menos en mercados como el estadounidense.

A muchos os vendrá a la cabeza los aristócratas del dividendo. Esas empresas con un porrón de años de historia que han ido repartiendo dividendos que además han ido incrementando año tras año sin interrupción durante al menos 25 años.

Y es normal que sólo con estos argumentos hasta ahora, haya dudas sobre vivir de estos pequeños sueldos hechos por grandes empresas…

Aún más si te digo que el índice de estas empresas, los aristócratas del dividendo del S&P 500, batió al propio S&P 500 por un impresionante 3,37% anual de media.

Normal que tantos pongan al hecho de «vivir de dividendos» en un pedestal, ¿no?

Antes de subirnos al «pedestal» de esta opinión, hay que entender que esta estrategia tiene consecuencias negativas. Como casi todo en la vida.

Entre las desventajas potenciales se incluyen las siguientes.

Peor diversificación

Si centro mi cartera en dividendos estaría excluyendo un porcentaje elevado de acciones, fondos o ETF en los que poner mi dinero.

Vamos, que la diversificación (la base de la inversión a largo plazo) queda bien reducida sólo porque busco que me paguen algo de efectivo.

Estoy utilizando este factor como un pilar para elegir empresa. Me guío como si fuera un borrico con un palo en la espalda atado a una zanahoria. Claro que en vez de zanahoria lo que tengo es un ingreso trimestral.

No hay garantías

Muchos inversores que buscan vivir de los dividendos prefieren este tipo de acciones porque esperan establecer un flujo fiable de ingresos.

Pero en cualquier libro, vídeo o curso de inversión para principiantes lo primero que se nos enseña es lo de:

El rendimiento del pasado no permite predecir el futuro.

Parece que cuando va pasando el tiempo nos olvidamos un poco de esto.

Vamos a darle un punto a los dividendos, porque han sido menos volátiles que los retornos de capital de las acciones, pero ni mucho menos son una fuente garantizada de ingresos.

Por ejemplo, en 2009, el 43% de las empresas del planeta redujo sus dividendos, y el 14% los eliminó por completo.

Algo similar ha pasado en la crisis de 2020.

Es decir, que ninguna empresa tampoco tiene estos pagos recurrentes escritos en piedra. En cualquier momento pueden anunciar recortes, o hasta anulaciones y entonces ¿con qué nos quedamos?

Con una inversión que hemos hecho sólo porque nos pagaban dividendos.

Rentabilidad global comparable

En un artículo de 2013, Dimensional Fund Advisors comparó la rentabilidad de las acciones que pagaban dividendos en los mercados desarrollados frente a las que no los pagaban.

La muestra era entre los años 1991 y 2012, y resulta que…

Ambos tipos de empresas tuvieron la misma rentabilidad compuesta media anual del 7,6%.

O en otras palabras, que ahora a ver como explicamos si los dividendos juegan un papel importante a la hora de explicar estas diferencias.

Pero aún tenemos más.

Peor exposición a aumentos de valor

Se ha sugerido que algunas acciones que pagan dividendos también suelen ser empresas adecuadas para invertir por valor.

Pues bien, en un artículo de 1998, se compararon tres potenciales métricas cuantitativas para identificar acciones por valor:

  • La rentabilidad por dividendo.
  • La relación precio-valor contable.
  • La relación precio-ganancia.

¿El resultado?

Descubrieron que la rentabilidad por dividendo daba como resultado el menor incremento de valor de las tres métricas.

En otras palabras, que hay maneras más directas de buscar acciones por valor o Value, en vez de hacerlo de forma accidental buscando dividendos.

Se necesita mucho dinero

Para poder vivir de dividendos al 100%, necesitamos:

  • Empresas que paguen una media de 3% de pago de dividendos. Lo cuál es muy difícil de encontrar, y estamos sujetos que lo cambien o cambien sus políticas.
  • Para que me paguen una media de 20.000€ al año, necesitaré tener 666.666€. El número del diablo.
  • Esto sin olvidar la cantidad de impuestos que me tocará pagar obligatoriamente porque me lo mandan en efectivo.

Además, la mayoría no podrá vivir de la bolsa.

Pero esto no termina aquí.

Pagar impuestos forzados

En España es del 19% hasta 6.000€ pero va subiendo a medida que ganamos más.

Según el país, es posible que los pagos de dividendos se paguen menos que otro tipo de ingresos y esto suele usarse como argumento a favor de los que quieren vivir de dividendos.

Así que… Exacto, toca ver porqué es una razón para no estarlo.

El caso es que independientemente de si pago mucho o poco… Tengo que pagar.

Es decir, si recibo 10.000€ en dividendos de la Empresa A, en este ejemplo deberías 600 euros en impuestos.

Por contra, si yo recibí 10.000 en plusvalías no materializadas de mi Empresa B (la mitad de los 20.000 euros de incremento de valor), no pagaría ningún impuesto sobre esas plusvalías hasta que venda.

Ahora bien, ¿qué pasa si necesito algunos ingresos y vendo parte de mis acciones?

Aquí es donde nos hemos equivocado mucho.

Si vendo 10.000 euros de mis acciones, no pagaré impuestos por toda la plusvalía de 10.000 euros: sólo pagaré impuestos en una cantidad proporcional a la ganancia.

Veámoslo en perspectiva.

  1. Yo pagué 100.000 euros por mis acciones.
  2. Ahora valen 120.000 euros.
  3. Si vendo 10.000 euros de mi posición, la plusvalía materializada será de 1.666 euros, que es la cantidad proporcional de mi ganancia total de 10.000 euros.

Por lo tanto, sólo tendría que pagar 250 euros.

Esta cantidad aumentará con el tiempo, a medida que acumule más plusvalías, pero el momento en que supere los impuestos pagados por los dividendos no ocurrirá durante muchos años.

Además, podré compensar mis ganancias con pérdidas. Y no sólo eso, sino que seguiré teniendo el control de liquidar las ganancias.

¿Y qué pasa si ni tú ni yo necesitamos los 10.000 euros de ingresos este año?

Pues que yo no tendré que vender ninguna acción. Pero tú, como receptor de dividendos, los recibirás en cualquier caso y tendrás que pagar los impuestos correspondientes.

El dividendo sale del valor de la acción

Digamos que tú y yo tenemos 10.000 acciones de dos empresas distintas: la Empresa A, que paga dividendos, y la Empresa B que no.

Nos podríamos poner un poco técnicos y hablar de la teoría de la valoración, que nos dice que en este ejemplo hipotético las dos tienen que tener el mismo precio en relación a su valor contable, pero por amor a la simplicidad no entraremos aquí.

Y para seguir esta línea, asumimos que las dos tienen el mismo tamaño, rentabilidad y hacen exactamente lo mismo.

La única variable es el pago de dividendo.

Para mantener las cosas sencillas:

  • Asumiremos que las empresas cotizan a 10€ por acción.
  • Han ganado 2€ por acción.
  • Tu Empresa A pagó un dividendo de 1 euro por acción.
  • Mi Empresa B no ha pagado ningún dividendo..

¿Cómo se traduce eso en al valor del stock?

Tu Empresa A
  1. Seguirías teniendo 10.000 acciones, y habrías recibido 10.000 euros en dividendos.
  2. Tus acciones valen ahora 11 euros cada una: los 10 euros iniciales más los dos de beneficios menos el euro de dividendos.
  3. Por lo tanto, toda tu cartera consiste en 110.000 euros en acciones y 10.000 euros en efectivo.
Mi Empresa B
  1. También seguiría teniendo 10.000 acciones, pero ahora valdrían 120.000 euros en total.
  2. Si necesitara algo de efectivo, podría vender algunas e incluso crear mi propio “dividendo” de igual cuantía que el tuyo, pero no estaría obligado a ello.

Así que podría vender más o menos acciones según lo necesitase.

Es decir que basar una estrategia en el dividendo es dejar que la política de la empresa dicte mis gastos, lo que recibo y hasta cuándo y cómo pago impuestos (porque acabo de recibir su dividendo).

Todo esto es cierto tanto si el mercado de valores sube como si baja.

Si el mercado baja y se paga un dividendo, el valor de la empresa seguirá cayendo según la cantidad del dividendo.

Debe hacerlo. Esto no admite discusión, a menos que no creas en las matemáticas.

Recibir un dividendo en un mercado bajista es exactamente (e insisto en lo de “exactamente”) lo mismo que vender por ti mismo algunas acciones en el mismo mercado bajista.

No predicen al mercado

Hasta ahora he hablado en general sobre las empresas que pagan dividendos y las que no lo hacen.

Sin embargo, cualquier inversor que busque vivir de los dividendos diría algo parecido a lo siguiente:

“No se trata simplemente de comprar una acción que lleve mucho tiempo pagando dividendos. Debes comprar empresas sólidas y de calidad con un largo historial de dividendos crecientes. Y debes comprarlas a buen precio”.

Así que analicemos todo eso.

¿Elegir una empresa sólida y de calidad es una buena inversión?

Lo es, pero sólo si sabes algo que el mercado desconoce.

Cuando una empresa es muy sólida, no es ningún secreto. Todo el mercado lo sabe, y esas expectaciones ya están incluidas en el precio que pagas.

¿Y qué pasa después de eso? Pues puedes enfrentarte a tres posibilidades:

  • La empresa sigue rindiendo como se esperaba. En este caso, podrías esperar ganar algo parecido a la rentabilidad del mercado.
  • La empresa excede las expectativas. Si es así, podrías batir al mercado.
  • La empresa tiene un revés y no ofrece los resultados esperados. En ese caso, es previsible que logres un rendimiento inferior al del mercado.
La evidencia está clara

No hay ningún motivo para creer que puedas predecir consistentemente cuál de esos tres resultados ocurrirá para lograr vivir de los dividendos.

Al intentar comprar las “mejores” acciones que pagan dividendos (lo que también implica adivinar cuándo venderlas una vez que hayan perdido su atractivo), estás añadiendo una gran dosis de riesgo a la hora de elegir las acciones, y esto va contra la inversión usando el sentido común.

Y hablando del sentido común, es lógico que a esto de no querer vivir de dividendos no me lo he inventado no. De hecho no creo ni que pudiera llegar a esas conclusiones yo solito, pero si algo me da bien es en concluir y buscar info.

Por eso, esto no son consejos de inversión. Nunca. Lo que si son, son recomendaciones para animaros a indagar en temas que os interesen.

🥊 Dividendos contra disciplina

Ahora bien, soy consciente de que hay algunos inversores que han logrado el sueño de poder retirarse y vivir de los dividendos.

No nos queda otra que desearles lo mejor, pero ¿seguro que su éxito está relacionado con los dividendos?

¿O es lo que hemos mencionado ya aquí alguna vez? Eso de ceñirse a una estrategia decente religiosamente a lo largo del tiempo.

La idea aquí no son los dividendos en si porque hemos visto que no hay papers que lo respalden, pero es más la idea de invertir ingresos en bolsa, hacerlo de la forma más rentable posible, poca volatilidad, y haciendo HODL: mantener posiciones a buenos y malos mercados a lo largo de los años.

Vamos, que aquellos que viven de la bolsa es probable que sea al hecho de haber pagado pocas comisiones y a mantener la disciplina en el largo plazo.

Los inversores por dividendos no se quejan mucho

La mayoría de los argumentos de quienes buscan vivir de los dividendos se resumen en tener éxito a la hora de elegir acciones concretas. Sin embargo, esto no es algo que la mayoría de la gente pueda hacer de forma consistente.

Incluso en un entorno en el que se escojan acciones específicas, no hay ningún motivo para creer que los dividendos (o su crecimiento) sean un indicativo de una buena acción que merezca la pena comprar.

Pero antes de seguir, quiero aclarar una cosa: cuando digo que los dividendos son irrelevantes, me refiero a que lo son en relación a la rentabilidad total. Pero sí que son importantes.

Lo que quiero decir es que son irrelevantes a la hora de determinar qué acciones pueden tener buenas rentabilidades futuras.

Y otra cosa más. Algunos inversores que buscan vivir de los dividendos sugieren que hay sitio para todos. Estas personas realizan comentarios como los siguientes:

“Todos deberíamos invertir en aquello que nos haga sentir cómodos. Ni la inversión en índices ni por dividendos es errónea. Hay espacio para ambas estrategias”.

Pero la realidad no es así.

El segundo verso es igual que el primero

Y ya no sé qué más decir. Los dividendos no explican las rentabilidades futuras.

Además, limitar tu conjunto de oportunidades a las acciones que pagan dividendos lo divide a la mitad, porque más o menos la mitad de las acciones a nivel mundial no pagan dividendos.

Fiabilidad

Menos diversificación implica más dispersión, lo que reduce la fiabilidad de tu resultado de cara a vivir de los dividendos.

Creo que los inversores por dividendos deberían limitarse a admitir que no hacen otra cosa que elegir acciones específicas.

Y elegir empresas que paguen dividendos no hace que esta estrategia sea más inteligente o segura.

Sí que aceptaré que preferir acciones que paguen un dividendo creciente tiende a escorar una cartera hacia acciones de valor con capitalizaciones elevadas de empresas que exhiben una rentabilidad robusta y una inversión conservadora.

Por lo tanto, elegir acciones que paguen dividendos es probablemente mejor que elegir chicharros.

Pero si quieres vivir de los dividendos, no puedes negar el hecho de que seguirás asumiendo un montón de riesgos innecesarios a la hora de elegir valores concretos.

De nuevo, para dejarlo claro, no tengo nada en contra de los dividendos. Son un componente importante de la rentabilidad.

Sólo pienso que es indignante pensar que puedes usar los dividendos para elegir acciones ganadoras.

Y de nuevo, no me menciones acciones concretas con dividendo creciente y excelentes rentabilidades pasadas como prueba de que los dividendos importan.

Sería igual de relevante que mencionarme acciones cuyos nombres empiezan por la letra A y que han tenido grandes rentabilidades pasadas. La analogía es correcta porque, en ambos casos, la información es irrelevante.

La opinión de Buffett

Los inversores que buscan vivir de los dividendos te dirán que te fijes en lo mucho que le gustan al inversor multimillonario Warren Buffett. Por lo tanto, también nos deberían gustar a los demás.

A Warren Buffett le gusta acumular dividendos. Pero también le gusta no hacerlo.

En su carta de 2012 a los accionistas de Berkshire Hathaway, empezando en la página 19, escribió específicamente sobre este tema para ayudarte a ti, el inversor promedio, a que entiendas por qué.

Te aconsejo que lo leas antes de pensar en vivir de los dividendos. Básicamente, deja claro que los dividendos no son un criterio que utilice para identificar buenas empresas.

A Buffett le gustan los precios bajos. Él es un inversor por valor. Y las acciones baratas a menudo tendrán rentabilidades por dividendo muy altas. Pero eso no quiere decir que a Buffett le encanten los dividendos.

No importa cómo lo plantees: usar los dividendos para elegir acciones no tiene sentido. No tiene base en la teoría financiera.

De hecho, se puede refutar empíricamente, como he hecho, comparando los fondos indexados centrados en los dividendos con los fondos indexados centrados en similares exposiciones a factores del mercado.

Conclusión

Si quieres vivir de los dividendos y elegir acciones que los paguen (en caso de que así te sientas más cómodo), no pasa nada.

Pero debes entender que tendrás que elegir con cuidado esas acciones. Y es que los inversores por dividendos no están en ningún pedestal.

¿Quién es el Capitalista Ninja?

capitalista ninja En internet soy Pau Ninja y esta es mi cara capitalista. Uso armas como el ahorro para combatir la deuda. En la senda de la libertad financiera, mi armadura contra la inflación es la inversión.

Conviértete en un Capitalista Ninja

Únete al boletín para estar al día

Y si quieres seguir informado de finanzas personales, ahorro, inversión e impuestos...

Envío pocos emails porque cada artículo me lo curro.

¿Te aviso cuando publique algo?

* Usamos MailChimp como plataforma de mercadotecnia. Al pulsar el botón de suscripción aceptas que tus datos se transferirán a MailChimp para poderte enviar los boletines de acuerdo con su política de privacidad y términos (leer aquí).